ANÁLISIS POLÍTICO ELECTORAL

Ahí viene el majunche

Ahí viene el majunche

May 8, 2011

El presidente Chávez -y el chavismo- están muy ansiosos de conocer al candidato presidencial de la oposición; no obstante, el Jefe del Estado tiene problemas más serios que identificar a la persona a la que insultará en cadena nacional durante los próximos 14 meses. 
Por primera vez existe -según los estudios de opinión encargados por la oposición y el chavismo- “poca o ninguna” confianza en la capacidad de Chávez para resolver los problemas del país. Por primera vez el aparato de propaganda del Estado -y de la revolución bolivariana- van en contra de la opinión pública. Mientras la mayoría de los venezolanos comienzan a dudar de la capacidad de Chávez, su aparato de propaganda insiste en mercadearlo como el único capaz de resolver los problemas de este caos que se llama Venezuela. No en vano, el gobierno insiste en que el Presidente debe “tener más tiempo” en la primera magistratura retomando el viejo concepto de “déjenlo trabajar”. 
Pareciera que el chavismo está “copiando” modelos de campaña que le resultaron exitosos en el pasado. El concepto de las misiones sociales de 2003 -que le valió a Chávez la victoria en el referendo revocatorio del 15 de febrero de 2004- es ahora retomado a través del tema de la vivienda. Valga la acotación que Chávez no necesita -ni pretende como eje de su campaña- construir las dos millones de casas que se necesitan en Venezuela. 
Su estrategia está basada en “administrar” la esperanza de la gente entregando algunas casas a los damnificados y publicitando cualquier acción que pueda alimentar la esperanza de quienes necesitan un techo propio: títulos, maquetas, expropiaciones, etc. La duda sobre esta maniobra radica en inferir por qué tiempo podrá Chávez “administrar” las ilusiones de los venezolanos. Evidentemente conocer la fecha de la elección presidencial en 2012 resulta vital para poder analizar si la “administración de la necesidad” reeditará el efecto previo a la consulta popular de 2004. 
La pérdida de confianza en la capacidad de Chávez tiene un efecto directo en el tamaño de los bloques políticos. Sigue disminuyendo la cantidad de personas que se autodefinen como chavistas. Sin embargo, mal hace la oposición en suponer que esa pérdida hace crecer la cantidad de ciudadanos que se dicen opositores a Chávez. Como ha ocurrido tantas veces en el pasado la pérdida de adeptos que experimenta el Presidente no representa un crecimiento proporcional en el segmento opositor. 
Aunque buena parte de la dirigencia de oposición confía en que la pérdida de confianza en Chávez sea suficiente para que los venezolanos dejen de votar por él y decidan sufragar apoyando al candidato que presenta la MUD, al realidad es que -parafraseando al Presidente- no todos los venezolanos votarán por cualquier “majunche” que les presente la dirigencia opositora. 
Así como la oposición confía en que los errores de Chávez lo condenarán a un fracaso electoral estrepitoso, el Presidente hace lo propio y aspira a que -como tantas veces ocurrió en el pasado- las malas lecturas políticas y el escaso análisis de escenarios de la oposición sean suficientes para que los desencantados chavistas y los neutrales no se movilicen a votar por el frijolito, pataruco o majunche de turno. 
Recientemente decía Ramón Guillermo Aveledo en el Consejo Nacional de Fedecámaras que “Chávez no sabe leer los lanzamientos que hace la MUD”. Pues bien -para seguir con la analogía beisbolística- pareciera que la MUD cree que cualquier bateador se la va a sacar del parque a Chávez. 
Según Consultores 21 mientras 43% está de acuerdo con la reelección de Chávez, 56% rechaza esta idea, incluso 55% considera que no merece ser reelegido para un próximo periodo. El problema con estos números es suponer que -por analogía- todas estas personas votarán en contra del primer mandatario nacional. 
Si la oferta de la oposición y del candidato de la MUD se centra en “rescatar al pasado”, la posibilidad de que Chávez gane aumenta. Por el contrario, si la oposición se centra en ofrecer alternativas de modernización, posibilidades de mejorar lo que ha hecho Chávez, el empate que existe en este momento entre los dos bloques podría inclinarse favorablemente a quienes adversan a la revolución bolivariana. 

468 ad
Loading Facebook Comments ...

¿Usted qué piensa?

%d bloggers like this: