ANÁLISIS POLÍTICO ELECTORAL

Relación emocional con los electores y planes sociales condicionan popularidad de Chávez

Relación emocional con los electores y planes sociales condicionan popularidad de Chávez

Feb 7, 2011

La evolución de la popularidad del presidente Hugo Chávez

Doce años después de asumir el Gobierno el respaldo a la gestión de Hugo Chávez sigue condicionado a la relación emocional que mantiene con los electores, al sentimiento de inclusión social y a la percepción, en un sector importante del electorado, de que no existen alternativas a la revolución bolivariana. 
La popularidad de Chávez en estos doce años ininterrumpidos de Gobierno -divididos en tres periodos presidenciales de distinta duración- debe analizarse en, al menos, tres bloques. 

La primera etapa 
El primero de estos comienza con la toma de poder en el mes de febrero de 1999 y se mantiene hasta el mes de septiembre del año 2003. 
Chávez comenzó su mandato con una popularidad de 91,9%. Popularidad que fue cayendo progresivamente hasta diciembre de 2001 cuando apenas 35,5% de los venezolanos lo respaldaban ¿La causa? En este lapso la Asamblea Nacional (AN) otorgó los primeros poderes especiales para que Chávez gobernara por decreto. Para julio de 2001 el Presidente había promulgado su polémico paquete de 49 leyes, por vía Habilitante, entre las que destacaba la Ley de Hidrocarburos, la Ley de Pesca y la Ley de Tierra y Desarrollo Agrario. 
En este escenario Fedecámaras -apoyada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV)- convocó el primer paro cívico nacional. A partir de este momento -y hasta septiembre del año 2003- el jefe del Estado nunca logró que el respaldo a su gestión superara la barrera de 37%, salvo en el días posteriores al golpe de estado del mes de abril de 2002 cuando su popularidad coyunturalmente llegó hasta 44% 

El segundo bloque 
La segunda etapa en la valoración popular de Chávez comienza en el mes de septiembre de 2003. 
Con una nueva directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) designada en los meses previos, y con la oposición activando el mecanismo del referendo revocatorio presidencial, Chávez ideó la propuesta que le garantizaría 11 meses después ganar la consulta popular sobre la continuidad de su gestión. 
La creación de las misiones sociales significó el incremento sostenido en el respaldo popular a Chávez hasta el punto de obtener 75,4% de popularidad coincidiendo con las elecciones parlamentarias del año 2005, comicios en que la oposición, con excepciones puntuales, decidió no participar. 
Entre este evento electoral y la elección presidencial del año 2006, el líder de la revolución bolivariana perdió hasta 10 puntos porcentuales de respaldo. Sin embargo, acudió a la cita electoral para su tercer periodo de Gobierno -en julio del año 2000 Chávez ganó la relegitimación de poderes comenzando su segundo mandato- con un respaldo mayoritario a su gestión. 

La tercera etapa 
En este momento debe comenzar el tercer bloque de análisis de popularidad de Chávez. 
Su reelección marca el inicio, abiertamente, de su estrategia de ideologización y de asumir el costo de acciones radicales como el cierre de RCTV. 
Antes de concretarse la salida del aire del canal 2 -27 de mayo de 2007- el Presidente exhibía hasta 64% de popularidad. La medida -y las acciones de calle posteriores- unida a la amenaza en contra de la propiedad privada le costaron hasta 14 puntos porcentuales de aceptación. En este escenario se desarrolló el referendo constitucional de 2007 que significó la primera derrota electoral importante de la revolución bolivariana. 
A partir de la fallida imposición legal del modelo socialista en la Carta Magna, Chávez no ha sido capaz de recuperar antes de los eventos comiciales todo el respaldo que le resta la radicalización de su revolución. 
Acudió a las elecciones regionales del 23 de noviembre de 2008 con 58% de popularidad, aceptación que mantuvo para el referendo de la enmienda constitucional convocado para el 15 de febrero de 2009. 
El respaldo popular a la modificación legal que permite la reelección continúa de los funcionarios de elección popular, incluido el Presidente de la República, marcó el descenso lento, pero sostenido de Chávez en las encuestas. 
El Jefe del Estado se presentó a las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre de l año 2010 con sólo 47% de apoyo popular. 
La emergencia provocada por las torrenciales lluvias durante el mes de diciembre de 2010, la reestructuración de la propaganda oficial, la exposición pública de los afectados por los casos de las inmobiliarias y el incremento de la liquidez monetaria le han permitido detener la caía y recuperar algunos puntos porcentuales de apoyo. 
Sin embargo, aún es pronto para evaluar si esta recuperación es coyuntural o marcará una nueva tendencia de opinión pública. 

Las cifras 
En este contexto la encuestadora GIS XXI (Grupo de Investigación Siglo XXI) dirigida por el exministro Jesse Chacón, asegura que el respaldo popular a Chávez se ubica actualmente en 54,7%. 
Luis Vicente León, director de Datanálisis, explica que ronda 50%, aunque matiza que apenas 23% de los ciudadanos desea que Chávez sea reelegido en el año 2012. 
Hinterlaces calcula que 59% de los consultados considera que lo mejor es que exista un cambio de gobierno en 2012. 
Por otra parte, la consultora Keller &Asociados coloca la popularidad presidencial en 46%. 
Mientras, la otra encuestadora Consultores 21 habla de un apoyo al mandatario nacional inferior a 40% (la diferencia significativa entre los resultados de las encuestadoras se produce por redacciones distintas de la pregunta asociada al respaldo a la gestión gubernamental) 

Hacia el 2012 
Una vez cumplidos 12 años en el poder, Chávez inicia su carrera presidencial por la reelección -que le permitiría gobernar ininterrumpidamente por 18 años- con una popularidad importante, pero no definitiva. Condicionada por la cuarta Ley Habilitante que recibe, pero con una economía en recesión y con el índice de inflación más alto en Latinoamérica (27% para 2010) 
Sin embargo continúan intactas las variables que han marcado en el pasado su popularidad: la teórica ausencia de un proyecto país de la oposición, la promesa de inclusión social y la relación emocional que, al menos, la mitad de la población sigue manteniendo con él. 

468 ad
Loading Facebook Comments ...

¿Usted qué piensa?

%d bloggers like this: